miércoles, 3 de abril de 2013

SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE DE CÁCERES


Títular de

REAL Y FERVOROSA HERMANDAD DE NAZARENOS Y COFRADÍA DE LOS RAMOS, CRISTO DE LA BUENA MUERTE, VIRGEN DE LA ESPERANZA Y SAN JUAN BAUTISTA


Según rezan los archivos parroquiales de la Iglesia de San Juan, la imagen llega a Cáceres en 1661 traída desde Salamanca por un grupo de nobles encabezados por Doña Inés de Vargas bajo la advocación de Cristo del Pardo.

Cristo de la Buena Muerte

Es propiedad de la Parroquia y está cedida en usufructo a la Cofradía.

 Es un crucificado muerto pero con la mirada cansada y dolorida. Sus labios entreabiertos parecen exhaustos tras el maltrato al que ha sido sometido el Señor. Sobre su costado se desprende sangre y agua tras la lanzada de Longinos (de ahí que la imagen de este Cristo sea de un Jesús ya muerto).

 La cabeza del Señor cae hacia su derecha. No se tiene constancia de su autor y se estima que data de la segunda mitad del Siglo XVII.

Está clavado sobre una cruz sencilla de madera en negro, rematada desde 1999 por unos casquetes de alpaca plateada del Taller de Orfebrería Andaluza de Don Manuel de los Ríos Navarro.


 Sobre el superior reza la inscripción INRI y todos ellos son regalo de su camarera Doña Maria de la Luz García Moreno
El Cristo tiene un paño de pureza de lienzo encolado aunque procesiona con otro de gasa blanca y remates de encaje.

La corona es de espinas naturales.
Procesiona sobre una peana en madera de nogal oscuro tallada en los cuatro paños de adornos vegetales y rocalla.


Fueron el paso procesional de la Virgen de la Esperanza desde 1949 hasta 1960 cuando se estrenó el paso de alpaca plateada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario