jueves, 23 de marzo de 2017

PROCESIONES DE LAS PALMAS

VALLADOLID

 


LEÓN


 


ASTORGA




ZAMORA

VIA CRUCIS VIVIENTE EN GRANADA






JESÚS ENTRANDO EN JERUSALÉN

JESÚS EN  LA BORRIQUILLA  BURGOS

  La Borriquita-Burgos


Talleres de Arte Sacro de Olot, 1948

Resultado de imagen de procesión de los ramos de burgos

Jesús a lomos del borriquillo, solo, con la mano derecha bendiciendo.



LA BORRIQUILLA DE SORIA

Resultado de imagen de Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén de soria

Titular de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén

Resultado de imagen de Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén de soria
 La imagen con la que procesiona es de cartón-piedra y representa la entrada de Jesús en Jerusalén, donde éste va sobre la borriquilla con una palma en la mano, mientras que con otra bendice a la gente que se encuentra a su paso

Resultado de imagen de Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén de soria

ENTRADA EN JERUSALEN III

 «Bendito el que viene en el nombre del Señor» 




Era un espectáculo regio, un camino triunfal, donde el vencedor homenajeado no ciñe espada ensangrentada ni arrastra prisioneros de guerra, sino que anuncia la paz del Reino mesiánico, distinto de los reinos de este mundo, como anunció el Profeta y evocan los evangelistas al referir esta historia del Domingo de Ramos:

 —No temas, ciudad de Sión: Mira a tu rey que viene montado en un asno. Cuando la procesión se acerca a Jerusalén, muchísimos judíos que habían venido a la fiesta de Pascua, oyendo que llegaba Jesús, tomaron ramos de palmas y le salieron al encuentro, clamando: —¡Bendito el que viene como Rey, en nombre del Señor! Paz en la tierra y gloria en lo alto.



La palabra siguiente del Salmo 118, «bendito el que viene en el nombre del Señor», perteneció en un primer tiempo, como se ha dicho, a la liturgia de Israel para los peregrinos y con ella se los saludaba a la entrada de la ciudad o del templo


Lo demuestra también la segunda parte del versículo: «Os bendecimos desde la casa del Señor».
Era una bendición que los sacerdotes dirigían y casi imponían sobre los peregrinos a su llegada. Pero con el tiempo la expresión «que  viene en el nombre del Señor» había adquirido un sentido mesiánico.

Resultado de imagen de procesiones de ldomingo de ramos

Y la multitud que había estado con él cuando llamó a Lázaro del sepulcro y le resucitó de entre los muertos, daba testimonio de ello. Y por eso vino a su encuentro la muchedumbre, porque había oído que había hecho este milagro.

 A la ciudad enemiga llegaban los clamores triunfales: ¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en los cielos! ¡Dios salve al Rey! ¡Viva nuestro Rey!


 Y los fariseos y los escribas y los ancianos se abrasan de rabia, de envidia y de rencor ante esta victoria de Jesús Nazareno, que se les mete por los ojos.

Más aún, se había convertido incluso en la denominación de Aquel que había sido prometido por Dios. De este modo, de una bendición para los peregrinos la expresión se transformó en una alabanza a Jesús, al que se saluda como al que viene en nombre de Dios, como el Esperado y el Anunciado por todas las promesas.

Resultado de imagen de procesiones de ldomingo de ramos
 La referencia específicamente davídica, que se encuentra solamente en el texto de Marcos, nos presenta tal vez en su modo más originario la expectativa de los peregrinos en aquellos momentos. Lucas, que escribe para los cristianos procedentes del paganismo, ha omitido completamente el «Hosanna» y la referencia a David, reemplazándola con una exclamación que alude a la Navidad: «¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!» (19,38; cf. 2,14).


 De los tres Evangelios sinópticos, pero también de Juan, se deduce claramente que la escena del homenaje mesiánico a Jesús tuvo lugar al entrar en la ciudad, y que sus protagonistas no fueron los habitantes de Jerusalén, sino los que acompañaban a Jesús entrando con Él en la Ciudad Santa.

Villacañas se prepara para las grandes procesiones de la Semana Santa
Y ellos habían decretado que quien supiera dónde estuviese escondido, le delatase en seguida! ¡Y habían excomulgado a quien se hiciese su discípulo...! Devoran su derrota comentando unos con otros: —¿No veis que nada conseguimos, ¡Todo el mundo se va tras él!


 Algunos de ellos, más audaces o más impacientes, serios y fríos entre un pueblo entusiasmado, se acercan a Jesús y le dicen: —¡Maestro, reprende a tus discípulos! ¿No ves como se atreven a tributarle los honores que son exclusivos del Mesías que ha de venir? Jesús, sin detenerse, responde:


—Yo os digo que si estos callan, las piedras darán voces. Es el día destinado por Dios al triunfo de su Hijo, y nadie lo podrá impedir.

Pero la ceguedad y obstinación de aquellos hombres atraviesa como una espada de hielo el Corazón amante de Jesús.

Y cuando tiene delante la ciudad, donde viene a dejarse matar por ellos, permite que se descubra por fuera el dolor irremediable que le tortura. Y rompe a llorar por Jerusalén.

Imagen relacionada
«Lloró con altos gemidos», dice el evangelista. Y habló a la ciudad:

 —¡Si tu comprendieras, a lo menos en este día, lo que puede traerte la paz! Pero no: está escondido a tus ojos. Llegará un día en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretaran el cerco, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra. Porque no reconociste el momento de mi venida. 


Estas palabras de amargura infinita, pronunciadas en medio del triunfo, compendian la gran tragedia de Jesús. Jerusalén no se ha querido aprovechar del tiempo de su visitación. Toda la vida de Jesús, especialmente los tres años de su ministerio público y especialísimamente este día en que se presen- 301 ta como el Mesías prometido, han sido la visi ta como el Mesías prometido, han sido la visitación de Dios a la capital de Israel.

Resultado de imagen de procesiones de ldomingo de ramos
 ¿No lo está proclamando el pueblo sencillo y creyente? ¿No lo están anunciando todas sus voces? ¡Ya viene el Hijo de David, el Salvador de Israel! ¡Ya viene el Rey que nos prometió el Señor! ¡Bendito sea! ¡Paz al hombre, gloria a Dios!


 Pero a los jefes del pueblo estas voces suenan a blasfemias... Jesús ha cumplido su deber de mostrarse públicamente como el Mesías, el Ungido de Dios, ya que las circunstancias de su entrada han sido mesiánicas, cumpliendo en ellas una de las profecías que más claramente se refieren al Mesías: «Decid a Jerusalén: No temas, Jerusalén; mira a tu Rey que viene a ti, manso y montado en un jumento...»

Los fariseos, los sabios, los príncipes del judaísmo, no podrán decir que Jesús nunca se ha presentado como el Cristo del Señor.

 Ya lo ha hecho; pero ellos no le quieren conocer; Jesús llora por ellos. Ellos arrastrarán pronto a ese pueblo hoy entusiasmado, y le impondrán su misma incredulidad y odio contra Jesús dentro de cinco días, el Viernes Santo: Jesús llora por el pueblo.

Resultado de imagen de procesiones de ldomingo de ramos





ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN II



 Avanzan jubilosos hacia Jerusalén.

Resultado de imagen de PASOS DE JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN
 Muchísima gente hace el mismo camino en aquella espléndida mañana primaveral, de luz y alegría en el cielo intenso, de flores y de aromas en el campo, de amor ardiente en las miradas de los amigos.

Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén. Foto: Nuria Soler

 Y cuando conocieron que el que venía a caballo era el gran Maestro Jesús de Nazaret, el que por todas partes había pasado haciendo bien, muchísima gente tendía por el camino sus vestidos de colores vivos, para que sirvieran de alfombra al Rey que venía, en señal de vasallaje y gratitud.




 Otros cortaban ramos de los árboles y los esparcían por el camino.

Y cuando se acercaban a la bajada del monte de los Olivos (punto desde el que se domina plenamente la ciudad en un grandioso golpe de vista), toda la muchedumbre de discípulos, llenos de gozo, comenzaron a alabar a Dios en alta vez, por todas las maravillas que habían visto.


 Y la muchedumbre que iba delante y la que iba detrás gritaba diciendo: —¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Paz en los cielos! ¡Hosanna y gloria en las alturas!
Cortan ramas de los árboles y gritan palabras del Salmo 118, palabras de oración de la liturgia de los peregrinos de Israel que en sus labios se convierten en una proclamación mesiánica: «¡Hosanna, bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el Reino que llega, el de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!» (Mc 11,9s; cf. Sal 118,25s).


«¡Hosanna!». Originalmente, ésta era una expresión de súplica, como: «¡Ayúdanos!».

 En el séptimo día de la fiesta de las Tiendas, los sacerdotes, dando siete vueltas en torno al altar del incienso, la repetían monótonamente para implorar la lluvia. Pero, así como la fiesta de las Tiendas se transformó de fiesta de súplica en una fiesta de alegría, la súplica se convirtió cada vez más en una exclamación de júbilo (cf. Lohse, ThWNT, IX, p. 682).

Resultado de imagen de pasos de jesus entrando en jerusalen de badajoz

 La palabra había probablemente asumido también un sentido mesiánico ya en los tiempos de Jesús. Así, podemos reconocer en la exclamación «¡Hosanna!» una expresión de múltiples sentimientos, tanto de los peregrinos que venían con Jesús como de sus discípulos: una alabanza jubilosa a Dios en el momento de aquella entrada; la esperanza de que hubiera llegado la hora del Mesías, y al mismo tiempo la petición de que fuera instaurado de nuevo el reino de David y, con ello, el reinado de Dios sobre Israel

Resultado de imagen de pasos de jesus entrando en jerusalen de badajoz


miércoles, 22 de marzo de 2017

LA BORRIQUILLA DE JAEN

LA BORRIQUILLA




 Titular de

 La Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Franciscana y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud entrando en Jerusalén, María Santísima de la Paz, San Pedro, San Juan y Santiago Apóstoles

 Recibe culto en la Iglesia de Belén y San Roque

NUESTRO PADRE JESÚS DE LA SALUD

DOMINGO DE RAMOS: Hermandad de la Borriquita de Jaén.

 Obra de Antonio Joaquín Dubé de Luque de 2002 y forma parte de un misterio que representa el pasaje de la Entrada de Jesús en Jerusalén, obra de Antonio Jesús Dubé Herdugo, tal y como lo cuenta el Evangelio de San Juan:
Resultado de imagen de NUESTRO PADRE JESÚS DE LA SALUD de jaen

 Al día siguiente, una gran muchedumbre de gente que había venido a la fiesta, habiendo oído que Jesús estaba para llegar a Jerusalén, cogieron ramos de palmas y salieron a recibirlo gritando: Hosanna, bendito sea el que viene en nombre del Señor, el Rey de Israel Representa la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén a lomos de una borriquilla.


Está tallada en madera de cedro y candelero de pino de Flandes, policromada al óleo con veladuras de cera.
La imagen de Cristo presenta la cabeza y la mirada inclinadas hacia la izquierda.
Muestra los párpados entornados, ojos y pestañas pintados en la madera, nariz recta y barba bífida ricamente tallada al igual que el pelo de la cabeza.
Los brazos se encuentran extendidos en actitud de bendición y entrega al pueblo que lo aclama

Resultado de imagen de NUESTRO PADRE JESÚS DE LA SALUD de jaen
Paso de Misterio
  El resto del misterio lo componen las imágenes de dos niños hebreos, realizados en 2001, que se encuentran ante la mirada de Cristo.

La imagen puede contener: 2 personas, exterior
Un hebreo tira de las riendas del pollino y que muestra a Jesús entrando victorioso en Jerusalén, de 2003.

Tras Cristo aparecen los apóstoles Juan, de 2003; Pedro, de 2004 y Santiago, de 2007 todos ello portando palmas.
En el futuro se completará el misterio con tres imágenes más

martes, 21 de marzo de 2017

IMAGENES DE JESÚS ENTRANDO EN JERUSALÉN

BORRIQUILLA DE GRANADA


 
JESÚS  ENTRANDO EN JERUSALÉN
Titular de
ILUSTRE COFRADÍA DE LA ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN Y NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ
Creado originalmente en 1917 por Eduardo Espinosa Cuadros.

 Representa la Entrada de Jesucristo a la ciudad de Jerusalén a lomos de un jumento.

Imagen de Eduardo Espinosa Cuadros del año 1917.

La Entrada de Jesús en Jerusalén (Hermandad de la Burriquilla, Granada).


La iconografía del paso la completan las imágenes del Apóstol San Juan quien lleva las riendas del borriquillo, una mujer junto a una niña así como San Andrés y Santiago.


Resultado de imagen de la borriquilla de granada



Resultado de imagen de la borriquilla de granada
 De modo curioso aparece un niño subido al tronco de la palmera que presenta el paso.
 La  imagen del pollino la realizó Francisco Muñoz en 1947.

 El resto de figuras son obra del imaginero Ángel Asenjo.
El canasto está siendo tallado por el artista Antonio Ibáñez Vallés y cuenta con unas dimensiones de 2'10 x 4'95.

Resultado de imagen de la borriquilla de granada


Recibe culto en la sede provisional de la hermandad de La Borriquilla, iglesia de los Santos Mártires  Justo y Pastor, mientras la Iglesia de San Andrés en la calle Elvira continua cerrada por restauración.




LA BURRINA DE CÁCERES


Títular de
REAL Y FERVOROSA HERMANDAD DE NAZARENOS Y COFRADÍA DE LOS RAMOS, CRISTO DE LA BUENA MUERTE, VIRGEN DE LA ESPERANZA Y SAN JUAN BAUTISTA


Este grupo escultórico fue adquirido por la Cofradía en 1946 a la casa Bayroda Basols, de Casabó de Olot, Gerona.
Fue diseñado por El catalán Jaime Martrús I Riera



  Jesús entrando en Jesrusalén

Resultado de imagen de REAL Y FERVOROSA HERMANDAD DE NAZARENOS Y COFRADÍA DE LOS RAMOS, CRISTO DE LA BUENA MUERTE, VIRGEN DE LA ESPERANZA Y SAN JUAN BAUTISTA


Lo conforma Jesús sobre un pollino en actitud de bendecir, una mujer de rodillas que sostiene a un niño y que levanta una rama de olivo o palma y dos niños de pie portando ramos y extendiendo un manto sobre el suelo.

Resultado de imagen de REAL Y FERVOROSA HERMANDAD DE NAZARENOS Y COFRADÍA DE LOS RAMOS, CRISTO DE LA BUENA MUERTE, VIRGEN DE LA ESPERANZA Y SAN JUAN BAUTISTA