domingo, 14 de abril de 2013

NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y DESAMPARO DE MADRID

Resultado de imagen de REAL E ILUSTRE CONGREGACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y  DESAMPARO Y SANTO CRISTO DEL SEPULCRO.


Titular de

REAL E ILUSTRE CONGREGACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y  DESAMPARO Y SANTO CRISTO DEL SEPULCRO.


Desgraciadamente se desconoce la fecha en que se realizó y su autor. Pero el primer documento escrito que hace referencia a la imagen es de 1788 y en él indica que la talla procedía de la Iglesia del Hospital de la Pasión. En dicho Hospital ya se venían celebrando los cultos y fiestas a la imagen.

La talla representa a Nuestra Señora de la Soledad con la cabeza inclinada, llorando, y con las manos unidad en actitud orante.
Presenta articulaciones para poder vestirla, así como desencajar las manos para poder colocar la ropa. Sobre la cabeza tiene una hendidura, para meter el punzón de la corona, que a su vez sujeta el manto. Una de las características de esta imagen es que muestra un rostro juvenil, casi adolescente, frente a las otras tallas de Virgen de la Soledad, en las que se representa a una mujer adulta.

Resultado de imagen de REAL E ILUSTRE CONGREGACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y  DESAMPARO Y SANTO CRISTO DEL SEPULCRO.

 El gran parecido que tiene esta imagen con la que se representa en el cuadro de la Virgen de la Paloma, nos hace pensar que esta talla de Virgen de la Soledad, sirvió de modelo al autor de dicho cuadro. Francisco Azorín en su obra ” Madrid devoto y romero” habla incluso de documentos que lo atestiguan.

 Respecto a las ropas que llevaba la imagen en sus primeros tiempos lamentablemente no se conserva ninguna. El inventario realizado en 1895 cita que tiene un manto negro de terciopelo y un cendal blanco de encaje. Ciertamente estas son prendas que llevaban las mayoría de las imágenes que representan a Nuestra Señora de la Soledad. El cendal no era más que un pedazo de tela con encaje que se ponía a modo de vestido por delante.

 La Congregación conserva vestidos negros de polisón que llevaban las novias y que donaron a la Virgen de la Soledad y que llevó puestos algún tiempo. Pero pese a la buena voluntad de las camareras estos vestidos no eran la ropa más apropiada para una talla anterior a esa ropa. Por ello, en la actualidad, siguiendo los patrones de las ropas que conservan otras imágenes de la Soledad y que datan de finales del siglo XVII y XVIII, se está elaborando un guardarropa completo y más acorde con la talla.


La Soledad en San Ginés (Madrid)

Procesiona en la tarde del Sábado Santo por el centro de Madrid

Recibe culto en la iglesia de Las Calatravas

12301524_10207118882548720_3421129084227650717_n

No hay comentarios:

Publicar un comentario