lunes, 11 de mayo de 2015

HERMANDAD DE LA ESTRELLA DE TRIANA

Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas, María Santísima de la Estrella Coronada, Triunfo del Santo Lignum Crucis, San Francisco de Paula y Santas Justa y Rufina

Escudo de la Hdad. de la Estrella.JPG

ORIGENES Y PRIMEROS PASOS


Se funda en 1560  en Triana, en una capilla del convento de la Victoria perteneciente a los Frailes Mínimos de San Francisco de Paula, una hermandad de luz bajo el patrocinio de Nuestra Señora de la Estrella.

.
Las reglas de esta hermandad, formada por capitanes de barcos con la misión de fletar las mercaderías que en la ciudad de Sevilla entraban y salían por la mar para las Indias y Flandes,
 Las reglas de la hermandad fueron protocolizadas el 1 de septiembre de 1566 y aprobadas por Felipe II el 24 de diciembre de ese mismo año.

 En 1570 los franciscanos le ceden a la hermandad un terreno junto a su iglesia para construir una capilla donde rendir culto a las sagradas imágenes.


 En el año de 1600, la hermandad de Nuestra Señora de la Estrella se une a la de San Francisco de Paula.

 En 1644, en el barrio de Triana, en la ermita de un antiguo Hospital allí existente bajo la advocación de Nuestra Señora de la Candelaria, Diego de Granado y Mosquera funda  la hermandad de las Penas de Cristo Nuestro Señor, Triunfo de la Cruz y Amparo de María Santísima.

Los hermanos de las Penas, en cabildo general celebrado el 17 de junio de 1674, acordaron su unión con los de la Estrella que la aceptaron en el cabildo del 21 de junio de ese mismo año.
 Así, el 15 de julio de 1674, las hermandades se fusionan oficialmente y se acuerda la escritura de nuevas reglas.
 La hermandad resultante se titularía: Nuestra Señora de la Estrella, Santo Cristo de las Penas, Triunfo del Santo Lignum Crucis y San Francisco de Paula.

 La hermandad se estableció en la capilla de los Mínimos y hacía estación de penitencia a la real parroquia de Santa Ana con tres pasos: el del Señor de las Penas, el de María Santísima de la Estrella y el del Triunfo de la Cruz.

 Las fiestas principales de la Hermandad eran: el día de la Santa Cruz, con misa cantada y sermón exponiéndose ese día el Santísimo Sacramento; en el mes de enero, se celebraba quinario a Nuestro Padre Jesús de las Penas, procurando que en los tres últimos se tuviera el Jubileo de las 48 horas; el 2 de febrero, Fiesta de la Purificación, tenía lugar función en honor de María Santísima de la Estrella, en conmemoración de la presentación de Jesús en el Templo y se oficiaba con tercia, bendición de candelas, misa, sermón, manifiesto y procesión claustral.

DEL SIGLO XIX HASTA NUESTROS DÍAS


A principios del siglo XIX el gremio de los alfareros ya estaba integrado en la cofradía, a pesar de que la ley de 1783 prohibía el carácter gremial de las hermandades.



 En 1809 los franceses expulsan del Convento de la Victoria a los hermanos y destruyeron parte del convento.
 La cofradía tuvo que trasladar a sus titulares a otra capilla de la misma iglesia.


 En 1835 la Hermandad casi llega a la extinción y por la desamortización de Mendizábal hubo de trasladarse al convento de San Jacinto.

 En septiembre de 1851 vuelven los cultos y la solemne procesión de las patronas, así como el quinario al Cristo de las Penas.

 A causa de la revolución de 1868, el destronamiento de Isabel II, el reinado de Amadeo I y la instauración de la Primera República, se produce una disminución considerable de la actividad de los cofrades de la Hermandad.
En 1986 se redactaron nuevas reglas de acuerdo con las disposiciones de la Autoridad Eclesiástica, que se sometió a la aprobación del Cabildo General Extraordinario el día 20 de junio y al superior refrendo del Vicario General del Arzobispado de Sevilla.
 Reparado el templo de San Jacinto y abierto de nuevo al culto el 2 de junio de 1878, se logra resurgir la antigua devoción a los titulares.

El Miércoles Santo de 1881, merced a la iniciativa de varios jóvenes bajo la dirección del virtuoso sacerdote y capellán de San Jacinto, Padre Eusebio Ortega, realizó estación de penitencia, estrenando pasos, ropas e insignias bordadas en oro.

 Se procedió a la redacción de nuevas reglas, cuyas constituciones fueron aprobadas el 21 de febrero de 1891 por el arzobispo de Sevilla, Don Benedicto Sanz y Forés, e inscritas en el registro de asociaciones del Gobierno Civil.

 Desde 1891, la cofradía continuó realizando su estación de penitencia desde el Convento de San Jacinto en la tarde del Domingo de Ramos, siendo la única que la efectuara en 1932, el Jueves Santo, sufriendo varios atentados en su recorrido, donde se ganó el sobrenombre de "La Valiente".



 En 1960 conmemoró la hermandad el IV Centenario de su fundación con solemnes cultos y procesión por el barrio de María Santísima de la Estrella bajo palio.


 El 17 de octubre de 1962 la Hermandad adquirió el inmueble sito en San Jacinto 63, hoy 41, para labrar en su solar casa de hermandad, la cual fue bendecida el 22 de septiembre de 1963 por el Cardenal Bueno Monreal, fecha en la que también se constituía oficialmente su Bolsa de Caridad.


 El 10 de octubre de 1966, el Convento de San Jacinto es erigido en parroquia. La hermandad, por acuerdo de Cabildo Extraordinario en junio de 1966, solicitó constituirse en sacramental de la nueva parroquia, lo que se concedió por decreto del Arzobispado de aquella fecha, organizando la procesión con Su Divina Majestad para enfermos e impedidos de la feligresía durante varios años y cuidando el Monumento de los Oficios de Jueves y Viernes Santo.


 A solicitud de la Hermandad, que acuerda en Cabildo transformar en Capilla su casa de hermandad, un decreto de 25 de junio de 1973, dado por el Cardenal Bueno Monreal, autorizó la adaptación del inmueble en oratorio semipúblico y erigiéndolo en sede canónica de la Corporación.


 Bendecida la nueva Capilla en Sábado de Pasión de 1976, ese Domingo de Ramos, 11 de abril, salió del Convento de San Jacinto para, tras realizar la Estación de Penitencia, entrar en su nueva sede.


 En junio de 1982, la hermandad adquiere unos de los inmuebles colindantes para ampliación de su sede e instalaciones.

Procesiona el Domingo de Ramos, siendo la primera Hermandad que realiza su estación de Penitencia

Y lo hace con sus dos titulares

NUESTRO PADRE JESÚS DE LAS PENAS



MARÍA SANTÍSIMA DE LAS PENAS


Archivo:Capilla de la Estrella Virgen.jpg


No hay comentarios:

Publicar un comentario