lunes, 2 de febrero de 2015

IGLESIA DEL APÓSTOL SANTIAGO DE VALLADOLID

File:Valladolid iglesiasantiago 01 lou.jpg

Sede Canónica de

COFRADÍA DE LAS SIETE PALABRAS


En el año 1941, y después de pasar por San Felipe Neri y la iglesia de San Miguel y San Julián, la Cofradía tomó como sede definitiva la iglesia de Santiago Apóstol.

 Fue construida en diferentes etapas y estilos entre los siglos XV y XVII.

File:Valladolid iglesiasantiago 05 lou.jpg
 La iglesia de Santiago tiene su origen en una ermita existenete por el año 1104, dedicada al Santo Cristo del Escovar. Al parecer estaba servida por una cofradía que decidió, en torno a 1360, colocarse bajo la protección de Santiago, convirtiéndose en iglesia parroquial con este nombre hacia 1400.

 Como consecuencia del desarrollo de la zona del centro urbano de Valladolid, motivada por la actividad comercial de la cercana Plaza Mayor, a finales del siglo XV la iglesia se había quedado pequeña para acoger a la creciente feligresía. Además, la cabecera presentaba un estado ruinoso. El rico mercader y banquero D. Luis de la Serna se convirtió en el patrono del templo, acordando con la autoridad eclesiástica costear su completa reedificación a cambio de permitírsele utilizar la Capilla Mayor como panteón familiar.


Archivo:Valladolid iglesiasantiago 02 lou.jpg

Todo el exterior del templo presenta un aspecto austero, sin apenas concesiones decorativas, además de estar parcialmente enmascarado, en su lado del mediodía, por una edificación moderna que hace la función de pórtico de acceso y que acoge las dependencias de la parroquia y la confradía.



El interior presenta una sola y espaciosa nave, con cortas capillas laterles situadas entre los contrafuertes. La reforma integral ejecutada a principios del siglo XVII produjo un abovedamiento de cañón con lunetos sobre arcos fajones que apean en pilastras fasciculadas, una reminiscencia del gótico original del templo, y cuyos plementos están decorados con sencillas yeserías barrocas. La anterior cubierta era de madera y estaba sustentada por arcos diafragma.

 A los pies se sitía el coro alto, alzado sobre un pequeño pórtico cubierto con un artesonado de comienzos del siglo XVI, en cuyos casetones se distinguen veneras con la cruz de la Orden de Santiago.


 La cabecera, a diferencia de la nave, ha conservado su traza original con características góticas.
Tiene planta poligonal y su anchura es más reducida que la de la nave. Sus dos tramos se cubren con bóveda de crucería estrellada, cuyos nervios apean en ménsulas decoradas con los escudos de los Reyes Católicos.

 En los muros figuran también las armas del promotor y mecenas del templo, D. Luis de la Serna.



 En las paredes laterales del presbiterio se descubrieron en 1974 cuatro arcosolios con los sepulcros de D. Luis de la Serna y sus familiares.

File:Valladolid - Santiago 11.JPG
 Las esculturas funerarias, labradas en alabastro, muestran a damas y caballeros, yacentes y ricamente ataviados. A excepción de la de D. Blanca López de Calatayud, que es renacentista, el resto de los sepulcros corresponden al gótico final a caballo entre los siglos XV y XVI, y han sido atribuidos a Alejo de Vahía.
 Conserva la Capilla Mayor unos sitiales renacentistas, en uno de los cuales aparece tallado un relieve de Santiago Peregrino, de estilo cercano al escultor palentino Manuel Álvarez.

File:Valladolid - Santiago 09.JPG


RETABLO MAYOR


Es barroco, de 1729, cuando sustituyó a otro más pequeño, de cerámica vidriada, costeado por el patrono de la Capilla Mayor. Ensamblado por Alonso de Manzano, su mazonería dorada y policromada se articula en cuatro grandes columnas salomónicas rodeadas de pámpanos y racimos de uvas.

Archivo:Valladolid - Santiago 08.JPG


 De la imaginería, tallada por Juan de Ávila, destacan el Santiago Matamoros que preside la calle central y, sobre él, en el cascarón que cierra el conjunto, la escena de la aparición de la Virgen del Pilar al apóstol y sus compañeros.

File:Valladolid - Santiago 10.JPG

Una cruz de Santiago sobre una cartela abrazada a una pulsera calada corona este ático. Santo Cristo de las Mercedes (s-XVI)
 Rico es el mobiliario distribuido en las capillas laterales.

 En el lado del Evangelio, puede contemplarse una bella talla de la Virgen con el Niño cuya advocación popular es la de la Virgen de las Candelas o Nuestra Señora de la Salve, atribuida a Manuel Álvarez.

 En la Capilla del Santo Cristo de las Siete Palabras se venera el espléndido Santo Cristo de las Mercedes, acompañado por los Dos Ladrones.
 El Crucificado es obra realizada entre 1550 y 1560 por el círculo de Pompeyo Leoni, quien talló un cuerpo de bastante mayor tamaño que el natural, muy anatómico y robusto, con marcadas articulaciones y musculatura.

Archivo:Valladolid - Santiago 12.JPG

 Concebida originalmente como pieza de retablo, este Cristo se atribuyó erróneamente durante mucho tiempo al discípulo de Juan de Juni Francisco de la Maza.

 Retablo de la Epifanía, de Alonso Berruguete (s-XVI) Las figuras de los ladrones son reproduciones realizadas en escayola en 1965 por el Instituto Central de Restauración, que las copió de una obra de Gregorio Fernández fechada en 1617 y hoy conservada en el Museo Nacional de Escultura. Cabe señalar que el Buen Ladrón lleva el rostro del Duque de Lerma porque éste le adeudaba al artista una suma por su trabajo en el retablo de la Colegiata de Lerma.

 Las tres esculturas forman un paso procesional de la Semana Santa vallisoletana conocido como En tus manos encomiendo mi Espíritu y perteneciente a la Cofradía de las Siete Palabras.

A Francisco Rincón han sido asignadas las esculturas de San Antonio Abad, el grupo de Santa Ana, la Virgen y el Niño, y el altorrelieve de San Jerónimo penitente del retablo de la Capilla dedicada a dicho santo, en el lado de la Epístola.

Archivo:Valladolid - Santiago 05.JPG

 Especial valor atesora el Retablo de la Epifanía, facturado en 1537 en estilo plateresco por el imaginero palentino Alonso Berruguete, el cual preside la Capilla que fue propiedad del banquero Diego de la Haya y su esposa. De entre las pinturas que se muestran en las distintas capillas merecen ser destacadas el Éxtasis de San Pablo, del vallisoletano Diego Valentín Díaz, y una Inmaculada, original del cartujo Juan Sánchez Cotán.

http://artevalladolid.blogspot.com.es/2011/06/despues-de-algunas-semanas-sin.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario