martes, 21 de marzo de 2017

ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN

Los Sinópticos han transmitido información solamente de una Pascua: la de la cruz y la resurrección; para Lucas, el camino de Jesús se describe casi como un único subir en peregrinación desde Galilea hasta Jerusalén.

Misterio de la Entrada de Jesús en Jerusalén. Domingo de Ramos.
Se acerca la catástrofe de la tragedia divina.

 Preparemos la mente y el corazón para los acontecimientos que se avecinan.


La Humanidad sólo una vez los ha contemplado.

 Por un día siquiera, Jesús se va a presentar como el gran Rey, esperado por los israelitas piadosos que acuden al Templo todas las tardes a la hora del sacrificio.


 El mismo toma la iniciativa en la preparación del homenaje.

 Sale de Betania al amanecer, llega al monte de los Olivos y envía por delante dos de sus discípulos, mandándoles traer un asno en el cual ningún hombre ha cabalgado todavía.

Resultado de imagen de PASOS DE JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN
 Manda por delante a dos discípulos, diciéndoles que encontrarían un borrico atado, un pollino, que nadie había montado. Tienen que desatarlo y llevárselo; si alguien les pregunta el porqué, han de responder: «El Señor lo necesita» (Mc 11,3; Lc 19,31).

Resultado de imagen de PASOS DE JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN

Los discípulos encuentran el borrico, se les pregunta —como estaba previsto— por el derecho que tienen para llevárselo, responden como se les había ordenado y cumplen con el encargo recibido. Así, Jesús entra en la ciudad montado en un borrico prestado, que inmediatamente después devolverá a su dueño.

 No eran aquellos asnos de Palestina como estos sus descendientes de hoy, venidos a menos, los pacientes burros de carga, huesos cansados en una piel rugosa. En la juventud de los tiempos y de la fuerza, el asno era animal guerrero, cabalgadura de Reyes y Profetas, gallardo y fuerte como el caballo.

Resultado de imagen de PASOS DE JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN

""Todo esto puede parecer más bien irrelevante para el lector de hoy, pero para los judíos contemporáneos de Jesús está cargado de referencias misteriosas.
 En cada uno de los detalles está presente el tema de la realeza y sus promesas. Jesús reivindica el derecho del rey a requisar medios de transporte, un derecho conocido en toda la antigüedad (cf. Pesch, Markusevangelium, II, p. 180).
El hecho de que se trate de un animal sobre el que nadie ha montado todavía remite también a un derecho real. Y, sobre todo, se hace alusión a ciertas palabras del Antiguo Testamento que dan a todo el episodio un sentido más profundo. En primer lugar, las palabras de Génesis 49,10s,la bendición de Jacob, en las que se asigna a Judá el cetro, el bastón de mando, que no le será quitado de sus rodillas «hasta que llegue aquel a quien le pertenece y a quien los pueblos deben obediencia». Sc dice de Él que ata su borriquillo a la vid (49,11).Por tanto, el borrico atado hace referencia al que tiene que venir, al cual «los pueblos deben obediencia»."" Jesús de Nazaret de Benedicto XVI

Resultado de imagen de LA BORRIQUITA DE MADRID


 El Nazareno ha pedido expresamente un asno sin domar, imagen del mundo pagano, sin yugo, sin ley, sin Dios, atado con las cuerdas de la idolatría.

 Cristo lo desatará por medio de sus enviados y lo introducirá en la ciudad de Dios y de las promesas, mientras los hijos de la ciudad se harán dignos de ser arrojados fuera.

Los discípulos traen el animal.

Resultado de imagen de IMAGENES JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN SIRUELA

Cuando se lleva el borrico a Jesús, ocurre algo inesperado: los discípulos echan sus mantos encima del borrico; mientras Mateo (21,7) y Marcos (11,7) dicen simplemente que «Jesús se montó», Lucas escribe: «Y le ayudaron a montar» (19,35).


Y los discíipulos se entusiasman; y quitándose sus mantos de fiesta, los ponen sobre la grupa del asno, y le ayudan a sentarse encima.

Resultado de imagen de IMAGENES JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN SIRUELA
Lo que hacen los discípulos es un gesto de entronización en la tradición de la realeza davídica y, así, también en la esperanza mesiánica que se ha desarrollado a partir de ella.

Los peregrinos que han venido con Jesús a Jerusalén se dejan contagiar por el entusiasmo de los discípulos; ahora alfombran con sus mantos el camino por donde pasa.


Resultado de imagen de IMAGENES JESUS ENTRANDO EN JERUSALEN SIRUELA

Del libro: El Drama de Jesús de J.L. Mtnez
             

No hay comentarios:

Publicar un comentario